Pesca de Truchas


Marcelo Sandoval. Exclusivo para www.argentour.com


Lee otros artículos sobre pesca en su Blog: Tinto y Moscas.


Con la llegada del otoño comienza el ciclo reproductivo de las truchas, migrando estas aguas arriba de los causes, dándonos a quienes practicamos la pesca con mosca la posibilidad de apreciar toda la fuerza e imponente espíritu de supervivencia de las truchas marrones y Arco Iris..

Así es como llegamos el día 18 de Abril a unos 280 Km de Neuquén Capital sobre el margen del Río Limay (sector medio) con la ilusión de tener ese “gran pique” que nos emocione en charlas de pescadores y/o noches de fogón sobre nuestro campamento


La primera captura pudo disfrutarla uno de los más experimentados (Pablo G.), una Trucha Marrón hembra de unos 4,500 kg, de imponente figura y excelente estado físico, capturada a unos 50 metros de la orilla, todo esto gracias a la excelente técnica y gran distancia lograda por el pescador, quien luego de unos 15 minutos de lucha poso para la foto y con gran emoción devolvió esta al río, dándonos a todos un gran sacudon de adrenalina al verla remontar las aguas a gran velocidad.

Captura de Truchas Marrones Hembra. 4,5 kg

Captura de Truchas Marrones Macho

Marcelo Sandoval y una de sus capturas

Captura de Truchas Marrones Macho

Otra Captura

Ramón y Marcelo Sandoval - Expertos de la pesca

La belleza del entorno

Varias capturas importantes se fueron sucediendo en las diferentes jornadas, salieron en gran variedad de tamaños, colores, formas, grandes machos de mas de 5 kg y hembras poco menores a estos, irresistibles a las imitaciones de “pejerrey” ( rabit, bully bugger) y la muy clásica bully bugger verde.

Gran diversidad de fauna autóctona puede disfrutarse en el lugar, por lo que aquí no todo es pescar, desde el campamento rodeado de sauces testigos de nuestros asados, mateadas, se puede apreciar la belleza de nuestra patagonia .

Gracias a personas como Pablo G. y Juan S. y Jorge M. y otros que ya no están entre nosotros como Bocha de Mar de Ajó, a quien conocimos sobre el rio, es como aprendo todos los días a valorar nuestros recursos naturales, devolviendo al agua a cada una de las truchas capturadas, sintiéndome feliz y afortunado por poder disfrutar de la inmensidad y belleza de estos peces.


“el regalo que nos dan las truchas al ser capturadas es una lección de vida, respetarlas y cuidarlas es lo mejor que podemos hacer para poder seguir aprendiendo de ellas”