Dique Frontal de Río Hondo


<>
Represa de Río Hondo


Represa de Río Hondo

En la zona limítrofe existente entre las provincias de Tucumán y Santiago del Estero, el curso del río Salí es interrrumpido por el paredón de concreto del dique frontal de Río Hondo. Es la cabecera del complejo hidráulico del río Dulce, integrado por importantes obras de infraestructura, como, por ejemplo, el dique derivador Los Quiroga - construido en 1950 -, el canal matriz y los canales secundarios, así como la vasta red de riego que, antes de la construcción del dique, intentaba paliar los problemas de la población vinculada a la producción agrícola de los oasis.

Las obras de construcción del dique se iniciaron en 1958, pero la puesta en funcionamiento de esta obra hidráulica trascendental para la provincia se produjo el 1 de enero de 1968. La capacida de la presa es de 1.750 hm3 (hectómetros cúbicos) y asegura el ragadío para una vasta superficie de tierras sumamente áridas, al mismo tiempo que atenúa las crecientes del río, regula el régimen de su caudal, provee agua desinada al consumo y genere energía.

La Central Hidroeléctrica que se ubica al pie de la presa posee una potencia instalada de 15.200 KW. Los grandes volúmenes de agua embalsada por el muro de contención de la presa proceden de la vertiente oriental de las sierras tucumanas del Aconquija y de las Cumbres Calchaquíes.


La superficie del gran lago artificial que se ha formado supera las 30.000 ha y la utilización de sus aguas se regula según un convenio establecido entre las dos provincias que lo comparten: Tucumán y Santiango del Estero, que, respectivamente, tienen bajo su jurisdicción el 32 y el 68% de su superficie.


Desde la terminación de la obra, el dique de Río Hondo se ha convertido en un punto de atracción turística, ya que a la rica fauna ictícola que puebla el lago e invita a la pesca deportiva, se suma la posibilidad de practicar actividades naúticas. Sin embargo. para Santiago, que siempre padeció el problema del agua - ya sea por su escasez o como por el desborde incontrolado de sus dos grande ríos-, el dique de Río Hondo es un paso de gigantes hacia un futuro más promisorio.