Trashumancia


El Norte Neuquino, con la capital del departamento Minas: Andacollo, es una región a la vez salvaje, bella y llena de contrastes, donde los bosques se alternan con mesetas áridas y las praderas de altura, con montes espinosos. Pero cada rincón esconde sorpresas que sólo hay que animarse a descubrir transitando sus caminos de ripio y las huellas en medio de las montañas.

Además es una de las últimas regiones del mundo donde se practica la trashumancia de los rebaños, lo que consiste en el traslado de los animales a mediados de noviembre hacia los campos altos de la cordillera en busca de los pastos y el agua que le servirán de sustento a sus animales y en marzo y abril el regreso a los campos de invernada, también en busca de las pasturas para alimentar el ganado.

Aunque desconocida por muchos y valorada por pocos, la Trashumancia ha sido el eje cultural, social y económico del Norte de la Provincia de Neuquén por cientos de años, logrando mantenerse viva, gracias a su geografía y lejanía de los principales centros urbanos de la región.

Con la llegada de la época estival hacia mediados de Noviembre, los arrieros emprenden una larga caravana hacia los campos de cordillera, junto a toda su familia, animales mayores y menores, en busca de pastos tiernos y abundantes agua, donde pasan el verano hasta fines de Marzo. Al ver cuan sacrificado y con cuanta dedicación realizan el trabajo estos “campesinos” nace la “Agrupación Gaucha Bajada del Veranador” conformada como institución no Gubernamental y sin fines de lucro dispuesta a rescatar las tradiciones de los crianceros.

En los últimos tiempos los veranadores han comenzado a utilizar el arreo de animales, como un producto turístico, ofrecido fundamentalmente como Ecoturismo, organizando excursiones a caballo por todo el recorrido, vivenciando costumbres y mitos de una de las actividades con mayor tradición en la Zona del norte Neuquino.


Criancero arriando su piño.




La trashumancia es una actividad ancestral que se desarrolla desde el Sur de la provincia de Mendoza hasta el Norte de la provincia de Chubut, pero donde mayor incidencia tiene es la Provincia de Neuquén, seguida de cerca por Río Negro.

En el Noroeste neuquino es donde mayor cantidad de crianceros trasladan sus animales desde sus tierras poco fértiles hasta las regiones más elevadas adentradas a la cordillera de Los Andes.

Los crianceros recuperan en tres o cuatro meses los campos para la invernada y llevan sus animales a esa zona cordillerana próxima a la frontera, donde engordan su ganado. Guardando las pasturas del verano como reservas para la época invernal.

Es una vieja tradición de toda la vida. La gran mayoría de los arrieros se dirigen hacia la Cordillera de los Andes. El tiempo que le llevará trasladar su ganado dependerá de la zona en la que resida. Los crianceros del Chihuido tienen hasta un mes de viaje, con aproximadamente 300 kilómetros de trashumancia.

La luz del alba señala la hora del mate, del aprovisionamiento y de la partida hacia la inmensa cordillera que será el destino en el que año tras año pasarán las fiestas. Carnean algún chivito y el resto del piño se alínea para continuar su larga marcha hacia la frontera en búsqueda de los mejores pastizales.

Por el puente que se bifurca en tres caminos que comunica a Andacollo con Las Ovejas, Los Miches o Huinganco, los arrieros se suceden unos tras otros con sus piños (grupo de chivos) y la sola ayuda de sus fieles y adiestrados perros.

Llevan adelante una tarea ancestral en la que estos baqueanos se asombran cuando algún interesado ahonda en los quehaceres cotidianos, porque para ellos lo extraño es aquello en lo que no interviene los ciclos de la madre naturaleza.


Cruce de la Cordilla del Viento

La experiencia y la Tradición

La actividad requiere de mano de obra capacitada para la producción de animales, la cual se adquiere con la experiencia y sabiduría a través de generaciones, siempre está presente el trabajo en familia. La trashumancia es también una forma de vida, que define la vestimenta, la música, el baile, las comidas, la confección de las viviendas y la educación de las comunidades rurales.

Lo nuevo y lo viejo, el porvenir y lo ancestral conviven en esta región del noroeste neuquino. Es de esperar que esta forma de vida no se extinga sino se la revalorice continuamente para que no se apague una de las tradiciones más loables de antaño.

Lo que nació sólo como una alternativa a la economía agropecuaria de los crianceros se transformó además en un hecho cultural de gran envergadura para la identidad de los habitantes de la zona.

Los lugareños que cuentan con servicios comerciales o emprendimientos artesanales están prestos a atender a los visitantes que llegan diariamente a las oficinas de turismo local a tramitar su permiso de pesca y a consultar los destinos según su cercanía y grado de dificultad.


Durante la trashumancia muchas chivas paren, trayendo al mundo nuevos chivitos.

Donde Dormir en el Norte Neuquino

Cabañas en Andacollo Cabañas en Las Ovejas Cabañas en Huinganco
Cabañas Alaurí Cabañas Mallin Malal Cabañas Alaurí
Cabañas Peumayen En Breve En Breve
Cabañas Manzano Amargo Cabañas en Chos Malal Cabañas en Tricao Malal
Cabañas Casa de Piedra 1 Cabañas Las Diucas En Breve
Cabañas Casa de Piedra 2 En Breve En Breve
Cabañas en Varvarco Cabañas en Aguas Calientes Cabañas en Los Miches
Cabañas Los Bolillos En Breve En Breve
Cabañas en Buta Ranquil Cabañas en Barrancas
En Breve En Breve En Breve

Actividades en el Norte Neuquino

Lugares en el Norte Neuquino

Que Visitar en Neuquén


Actividades en la Provincia del Neuquén

Fiestas en la Provincia del Neuquén