Colo Michi Co


Colo Michi Có es considerado el mayor parque de arte rupestre de la Patagonia y América.

Colo Michi Có es un sitio ubicado en el Departamento Minas, de la Provincia del Neuquén, al NO de la Patagonia Argentina. Se ubica a 35 km de Las Ovejas y 10 de Varvarco. Se encuentra a 1980 metros sobre el nivel del mar; los puntos urbanos circundantes al sitio son las localidades de Las Ovejas, Huinganco, Varvarco y Andacollo. La proximidad de los ríos Butalón, Colo Michi Có y Neuquén sirve de referencia geográfica.


Caminata hasta Colo Michi Co - Foto: Argentour.com

Su nombre tiene origen el el idioma mapuche y significa Aguada del Gato Pardo o Aguada del Gato Montes; en referencia al manatial ubicado junto al Parque Arqueológico de Colo Michi Có.

El factor descollante es, sin duda alguna, la variedad y cantidad de grabados que han sido esculpidos en las rocas del sitio. Cerca de 600 bloques desperdigados en un radio de 14 hectáreas, con miles de grabados que responden al "estilo de paralelas" (Menghin, O. 1957)

La Universidad Nacional del Comahue, con la Profesora Teresa Vega a la cabeza, ha realizado un importante y profundo estudio del lugar desarrollando un sendero interpretativo. Este tiene una extensión de 850 metros; y se requiere una hora treinta reloj para su recorrido completo. Se visualizan 45 bloques grabados a lo largo del mismo. Para su demarcación se utilizaron once estacas de referencia. Debido a las características naturales del sitio de localización, la senda puede ser considerada como un gran mirador longitudinal.


Caminata hasta Colo Michi Co y la belleza del entorno - Foto: Argentour.com

Colo Michi Có es un extenso campo de más de dos hectáreas donde se localizan gran cantidad de piedras de variada magnitud, que tienen como características comunes la de ofrecer una coloración grisásea y estar total o parcialmente grabadas con lo que se denomina "petroglifo".

Las piedras "trabajadas, laboreadas, marcadas" son las denominaciones de los lugareños para este imponente paisaje de arte rupestre de Colo Michi Có. Se cree que fueron realizados hacia el año 500 de nuestra era por tribus nómadas anteriores a los pehuenches primitivos y que dejaron esas marcas en varios lugares de la zona norte, más precisamente en el departamento Minas como El Chacay, Chaquiras, Las Lagunas, Butalón Norte, Puerta del Cajón de Flores, Casa de Piedra, Quebrada Arroyo de Las Minas, Cajón de los Chenques y la Piedra Pintada del Curí Leuvú.

El lugar está localizado a 2000 metros por huella en ascenso, desde el puesto de Don Pedro Vázquez Soto, en la falda oeste de la imponente Cordillera del Viento a una altura de 1830 metros sobre el nivel del mar.

Las piedras que allí se encuentran son de tamaño diverso, el más frecuente es de 0,60 por 1,20 metros, su peso va de 50 kilos a 1 tonelada y los grabados que contienen son, según apreciaciones de Gregorio Alvarez -importante historiador neuquino- antropomorfos, zoomorfos, fotomorfos, metoriformes, geométricos, ornamentales, posiblemente topográficos y simbólicos o de ideación abstracta o caprichosa. En los yacimientos de grabados rupestres de Colo Michi Có existen diversos trazos, dibujos, líneas, ideogramas, signos, puntos y rectas onduladas, quebradas, poligonales, circulares, angulosas y romboidales.

Los petroglifos son variados y semejan ranas o arañas en motivos geométricos, sucesión de puntas de flecha, figuras serpentiformes con espinas en su cuerpo e hileras de puntas, pescados con esqueleto, collares indígenas confeccionados con moluscos fosificados, motivos esqueletiformes y otros para parecen semejar un sol.

La técnica parece haber sido la misma para todos: percusión o incisión con cincel de pedernal o de cuarzo.


Cartel de bienvenida al sendero enterpretativo de Colo Michi Có - Foto: Argentour.com

Uno de los casi 600 bloques de Colo Michi Có - Foto: Argentour.com

Descubrimiento de Colo Michi Co

Las piedras grabadas en la zona de Colo Michi Có fueron descubiertas a raíz de un episodio singular. La disposición y extrañas formas de estos petroglifos en Colo Michi Có dieron origen a la leyenda sobre la existencia de una ciudad subterránea donde seguirían viviendo los descendientes de las incas, refugiados allí para escapar a la invasión española del Perú.

Corría el año 1944, cuando Omar Robledo Bruzzone, que ocupaba el cargo de director de la escuela primaria de Tricao Malal fue informado que un señor de nacionalidad húngara llamado Bela Veiko, que trabajaba en las minas de Andacollo había sido recogido helado, de su rudimentario refugio de pircas, cubierto por la nieve.

Bela Veiko posesionado del embrujo de esa leyenda emprendió la inútil tarea de descubrir la entrada a ese mundo subterráneo incluso usando dinamita. Sólo logró hacer grandes destrozos en las piedras grabadas, deambuló medio loco y ensimismado, con un péndulo en sus manos, caminando entre los cerros convencido de que allí estaba la entrada al tesoro de los incas.

El minero fue socorrido por las humildes y hospitalarias personas de un puesto cercano, donde lo atendieron en la forma que los escasos recursos lo permitieron y pusieron en conocimiento del hecho a gendarmería.

El minero húngaro habría sido trasladado luego a la Capital Federal y según cuenta la gente de la zona, la excesivas penurias sufridas por el hombre le habrían provocado una grave perturbación , agudizada al haber querido desentrañar ciertos secretos que el lugar celosamente guardaba. A eso se agrega el hecho de que es creencia general que toda tentativa del hombre en indagación de los misterios que pertenecen al pasado indígena es seguido de terribles sensaciones.

Es así como el director de la escuela Robledo Bruzzone junto la historiador Gregorio Alvarez decidieron ir al lugar para comprobar el hallazgo, a partir de lo cual nacen las primera menciones de arte rupestre en el departamento Minas que se remontan a la década del "50.


Uno de los casi 600 bloques de Colo Michi Có - Foto: Argentour.com

Uno de los casi 600 bloques de Colo Michi Có - Foto: Argentour.com

Las Rocas de Colo Michi Co

La edad absoluta de la roca es de 62 millones de años, es decir que se formó al principio del terciario.

La datación radimétrica y los análisis geoquímicos obtenidos de las rocas que componen el entorno del sitio y la realización del mapa geológico de área permite reconstruir la larga y variada historia geológica de las rocas que dieron lugar a los bloques que fueron grabados. Historia que comenzó hace aproximadamente 250 millones de años y cuya evolución geomorfológica ha podido ser registrada hasta el presente.

En cuanto a mesoestructura y microestructuras; aún cuando las rocas sean duras y macizas como en este caso, es muy frecuente la presencia de sectores de debilidad que se expresan por planos de fracturas que se conocen como diaclasas marcados. Que tornan a la roca muy susceptible a los agentes de meteorización física predominantemente. Se filtra humedad y agua, que alcanza temperaturas bajo 0 se transforma en hielo; éste aumenta de volumen y ejerce presión sobre la roca. La repetición de este proceso durante un largo tiempo produce la rotura de los bloques y la remoción de la superficie expuesta. Esto implica que inexorablemente la capa que contiene los grabados que se encuentran expuestos actualmente se desprenda perdiéndose el grabado.

Por otra parte el enfriamiento nocturno el calentamiento diurno, combinado con el congelamiento y descongelamiento producen procesos de dilatación y contracción del material provocando la ruptura de la roca a través de delgadas capas de 1 o 2 cm de espesor generando lo que se denomina exfoliación.

Los animales y las plantas aceleran el deterioro del arte rupestre. Las plantas de todas clases, incluso hongos y líquenes contribuyen también a la descomposición química. Efectuando una comparación entre el estado natural de las rocas y diferentes marcas.

Fuente: Informe de GestionCultural.org; Rionegro.com.ar


Uno de los casi 600 bloques de Colo Michi Có - Foto: Argentour.com

Detalle de uno de los bloques - Foto: Argentour.com

Mapa Satelital de Colo Michi Có


Donde Dormir en el Norte Neuquino

Cabañas en Andacollo Cabañas en Las Ovejas Cabañas en Huinganco
Cabañas Alaurí Cabañas Mallin Malal Cabañas Alaurí
Cabañas Peumayen En Breve En Breve
Cabañas Manzano Amargo Cabañas en Chos Malal Cabañas en Tricao Malal
Cabañas Casa de Piedra 1 Cabañas Las Diucas En Breve
Cabañas Casa de Piedra 2 En Breve En Breve
Cabañas en Varvarco Cabañas en Aguas Calientes Cabañas en Los Miches
Cabañas Los Bolillos En Breve En Breve
Cabañas en Buta Ranquil Cabañas en Barrancas
En Breve En Breve En Breve

Actividades en el Norte Neuquino

Lugares en el Norte Neuquino

Que Visitar en Neuquén


Actividades en la Provincia del Neuquén

Fiestas en la Provincia del Neuquén