Antri Tripay - Orfebre Mapuche

Antri Tripay en su taller


Vea sus trabajos

Antri Tripay nació en la región de la Pehuenia (Provincia del Neuquén), el 24 de abril de 1954, en momentos en que su madre emigraba desde la ciudad chilena de Temuco, hacia el territorio argentino. En este periodo, que se extendió durante dos o tres años vivió en cuevas en la Cordillera de los Andes, en compañía de su familia, que se dedicaba al cuidado de animales y a la recolección de frutos silvestres.


Luego, ya instalados en el Alto Valle del Río Negro, más precisamente en el paraje conocido como Puente 83, vive su infancia junto a sus hermanos, y comienza a trabajar como lustrabotas, recorriendo diversos pueblos de la región. Es allí, donde su madre, Betty Vázquez - debe recordarse que hasta hace pocos años no se podía inscribir a los niños con nombres autóctonos-, trabaja en distintas actividades en la localidad de Cipolletti (Provincia de Río Negro) y utiliza los conocimientos heredados de sus padres para la confección de utensillos para la vida cotidiana.


Es así que trabaja la totora, el metal, la madera, el cuero, el mimbre o recurre a elementos desechados.


De este modo construía ollas, mates, bombillas, frenos, espuelas y todo tipo de piezas de platería mapuche y criolla, como así también elementos de joyería que utilizaba en las fiestas religiosas (Nguillatun o Kamaruco), donde concurria con sus hijos pequeños. En estos años, Antri Tripay creció viendo trabajar a su madre, y dio los primeros pasos en el arte de la plateria de su pueblo, que se caracteriza por el trabajo a golpes de martillo y cincel.


En 1967, a la edad de 13 años, fue trasladado a Buenos Aires, por una familia que se hizo cargo de él, aunque continuo en contacto permanente con su madre y hermanos. Cursó entonces la escuela primaria hasta el segundo grado, y cinco años más tarde, comenzó a desarrollar los mas diversos oficios y actividades en distintos puntos del país. Incansable viajero, recorrió la mayor parte de la República Argentina, y varios países de América Latina. Conciente de su origen, se dedicó siempre a difundir su cultura, y a realizar el preciso trabajo del repujado y cincelado en plata.


Años más tarde, vivió en las comunidades mapuches de Anecón Grande y Cerro Bandera (Provincia de Río Negro). En representación de estas comunidades, fundó junto a los caciques Collueque y Prafil, el Centro Mapuche de Bariloche, que luego coordinaria las luchas en reclamo de la propiedad sobre las tierras que habitaban. Asimismo, en nombre de la Nación Mapuche, fue el encargado de cumplir con la penosa tarea de trasladar los restos mortales de la Princesa Aimé Painé, hasta la tierra de sus padres.


De regreso a Buenos Aires, realizó diversas muestras y exposiciones, dictó cursos y conferencias (INCAM, Centro Cultural General San Martin, escuelas primarias y secundarias, etc.), y envió sus obras a varios países del mundo (Alemania, Francia, Rusia, Ciudad del Vaticano, Finlandia y Uruguay, entre otros destinos), recibiendo siempre el reconocimiento de los especialistas. Desarrollando estas actividades, conoció a Carmen Bloise, quien seria su compañera y lo estimularia permanentemente en su desarrollo como artista.


La repercusión lograda por sus obras, permitieron que el Secretario Claudio Giacomino y el Embajador Federico Mirré, lo invitaran a participar en el mayor evento cultural organizado por nuestro país en el Reino de Noruega : Las Semanas Argentinas en Oslo. Este evento, llevado a cabo entre el 5 y el 22 de noviembre de 1997, permitió que sus obras fueran expuestas en los Hoteles Radissos SAS, junto a las de los ceramistas Walter Montivero y Patricia Paulides, la fotografa Marta Lubrano y la artista plástica María Silvia Corcuera Terán. Viajó especialmente a la ciudad de Oslo, para presentar ante el publico noruego, las ancestrales técnicas con que realiza sus obras. Esta visita al país escandinavo, cautivo a los visitantes y posibilitó que fuera invitado a exponer durante los tres meses siguientes en las Galerías Unique, de la tradicional ciudad noruega de Eidsvoll ; como así también a enviarlas a la Galería Urubamba de París. Asimismo, durante la estadía en Noruega, se produjo un hecho significativo, ya que Antri Tripay pudo reunirse y intercambiar experiencias y presentes con Mikel Sara, Representante del Pueblo Sami (Lapones).


Luego de la repercusión obtenida en el exterior, el Museo de Motivos Argentinos José Hernandez de la ciudad de Buenos Aires, presentó durante 30 días (25-04-97 hasta 25-05-98) una significativa muestra de sus obras, donde se pudo apreciar piezas elaboradas en los últimos años.


Para mayor información y contacto: almeida@internet.siscotel.com