LA COSTA PATAGONICA EN BICICLETA
Mapa Recorrido Rio Negro
Recorrido Provincia de Río Negro

 
Recorrido Provincia de Chubut

 
Camino a Bahía Rosas

 
Bajada a Echandi

 
Bahía Creek

 
Camino a Sierra Grande

 
Sierra Grande

 
Sierra Grande

 
Playa El Doradillo

 
Punta Colorada HIPARSA

 
Punta Colorada y Muelle de Pellets

 
Vista panorámica Gayman

 
Playa Unión

 
Puerto Madryn


Texto: Cristian Savor.
Fotos: Cristian Savor
E-mail: cristiansavor@gmail.com

Cristian Savor recorrio parte de la costa patagónica (costa de Río Negro y Chubut) en bicicleta y nos cuenta su experiencia.

La salida fue desde El Balneario El Cóndor, recorriendo el camino de la costa. Luego de haber recorrido 50 kilometros pasé el medio día en Bahía Rosas porque llegó una lluvia bastante fría, además las nubes me infringían respeto. Almorzé algo bajo uno de los tres tamariscos que hay en lugar para luego pedalear hasta Bajada Echandi. Disfrute de la tarde en esta playa y a las 18 salí rumbo a Bahía Creek. Este tramo del recorrido el clima me castigo duramente. Primero fue la lluvia, luego el granizo y, a partir de La Lobería, vientos en todos los sentidos. Así totalizé un total de 100 Km para el primer día. Descansé durante la mañana y al medio día me decidí por conocer Caleta de los Loros. Después de haber estado allí puedo confirmar que el lugar no vale mucho la pena con tantas playas mas lindas tan cerca. Al despertar de mi siesta bajo un eucaliptus opte por continuar rumbo a San Antonio. Recorri 170 km hasta la una estación de servicio a la entrada de la ciudad donde aprovecha para comprarme una leche chocolatada.

Hasta ese momento llevaba 270 Km en camino de ripio sin un sólo pinchazo pero en los 16 kilometros asfaltados que siguieron mi camino a Las Grutas, pinché dos veces y hasta tuve que cambiar las cámaras para poder llegar. Al tercer pinchazo perdí la paciencia y me decidi por continuar caminando. Ademas ninguno de los automóviles transitaba a menos de 120 Km/h a pesar de que el límite era de 60. Poniendo en riesgo mi vida y la de ellos mismos.

A mi llegada me estaba esperando una familia amiga (Grasso) con un asadito. Disfrute de la belleza de las Las Grutas durante 3 días.

Posteriormente mi camino continuó hasta Sierra Grande, localidad ubicada a 130 km, la idea era ir hasta una estación de servicio que esta ubicada después del cruce a Valcheta, cenar ahí y a eso de las 6 AM, seguir viaje. Bueno, el dueño del lugar me quedó mirando un poco extrañado cuando le pedí un sándwich de milanesa completo y una cerveza de litro. Creo que se imaginaba que yo era deportista y que iba a tomar agüita mineral o en el caso un alguna bebida deportiva. Jajajaja!

Comenzamos a charlar y después me convido con otros sándwiches mas (invitación de la casa, y además vino, pero este último se lo tuve que despreciar, porque no me gusta). Bueno, después, descansé un poco y en la mañana partí con rumbo a Sierra Grande, el camino estaba excelente, subidas y bajadas, no se terminaban nunca. En las bajadas, iba sin pedalear, tocando el freno, y llevaba una velocidad de 75 Km./h. (apretaba el freno, porque a cierta velocidad, la bicicleta comienza a ponerse inestable porque la carga comienza a vibrar, sin mencionar que los camiones pasan bastante fino y da la sensacion de que te soplan la oreja, ademas chupan la bicicleta, así es todo el recorrido mientras en la Ruta Nacional Número 3). A las 11 hs. llegue a Sierra Grande y vi las sierras. El contemplarlas me llevo a pensar que una caminata por ellas sería interesante.

En Sierra Grande me quedé dos días y una noche. El primer día recorrí el lugar y fue a caminar por La Sierra, esa tarde había mucho viento. Me comentaron que el viento alcanzó es día los 110 Km./h en la ruta. Pude experimentar el viento en carne propia durante mi caminata por La Sierra. El viento casi me tiró un par de veces y me decidí a continuar agazapado sosteniendome con las manos. Debo reconocer que en ese momento me invadío un poco el miedo.

El segundo día me dirijí rumbo a Playas doradas, recorriendo todas las playas intermedias hasta llegar a Punta Colorada, que es justamente donde estaba HIPARSA, (los hornos y el muelle para cargar el pellet de hierro).

A media tarde regresé para comer algo en Sierra Grande, ya que a las 18 hs, iba a partir con rumbo a Puerto Pirámides, pero hasta ese momento toda la gente me había comentado que era un pozo y que me iba a morir de calor, por tal motivo, desistí y decidí continuar con Rumbo a Puerto Madryn. Esa tardecita hice 50 Km. y me detuve en Arroyo Verde, donde me quede a comer con los chicos del control sanitario, ademas escuché algunos temas de música interpretados en un organo, después de eso me fuí a dormir, luego a las 5 de la mañana continuaría viaje para hacer 100 Km. mas y llegar a destino. Ese era mi plan pero en esa mañana todo se complicó, el viento me complico mucho el viaje. Hice 40 Km. con el viento en contra y subidas. Al ver una columna de SOS me decidí a parar y esperar hasta que el viento se detuviera y el sol bajase. Tenía entre mi equipaje algo de comer y agua en mi equipaje. El calor era tal que hasta se podria freir un huevo sobre la cinta asfáltica.

Me puse a la sombra de la columna de SOS y a medida que se movía la sombra me movia yo. A las 18 hs el viento el viento venia de lado. Esto me complicaba al momento de pedalear ya que cuando algún camión me traspasaba el viento me acercaba peligrosamente a él. Complete los 60 kilómetros y llegue a una estación de servicio que esta en la entrada de Puerto Madryn, como hacia frío y yo estaba empapado en sudor, me puse un rompevientos y entré para tomar un café con leche y unas medialunas con jamón y queso. Posteriormente pregunté por la entrada a Puerto Madryn me recomendaron la entrada sur, porque va directo al centro (acceso concurrente a Avenida Gales), por la entrada norte, se pasa por un par de barrios peligrosos (no recomendables para transitar con la bicicleta cargada).

En la entrada me recibió un policía del puesto caminero, me invito a pasar y a tomar algo. Bueno, me quede charlando hasta tarde, ya eran como las 12 de la noche. Justo cuando me voy retirando, mandan un mensaje por radio que delincuentes en un auto habían intentado robar un negocio y por tal motivo debían cerrar todas las camineras, el policia se puso el chaleco antibalas por las dudas y yo continúe pedaleando. Posteriormente me dirigí a los posibles lugares donde me iba a hospedar.

Luego de dar un par de vueltas, conseguí una habitación en un buen lugar. Me quede hablando con unas chicas de Rosario y luego me fui a dormir (había sido un día complicado). Al día siguiente me dedique a recorrer la ciudad y a conocer un poco, además de comer unas ricas empanadas, y una buena cerveza. El próximo día fui a una playa que se llama el Doradillo, ubicada a 20 Km. (es además un mirador de ballenas). Por ese camino, uno pasa por ALUAR (aluminio), y después también por una fábrica que se llama CONARPESA y hace harina de pescado (asqueroso el olor). A mi regreso conocí un chico de Trelew, íbamos a salir a comer afuera, pero decidimos que era mejor comprar algo de carne y hacerlo a la parrilla (estuvo excelente, hicimos una picadita de salamin primero, después unos chorizos especiales y unas chuletas, además de una ensalada de lechuga y tomates).

El próximo día fui a Playa Paraná, Punta Loma, y Cerro avanzado, un recorrido de unos 74 km. Allí conocí un pescador que resultó ser de la prefectura naval, hablamos bastante y me invitó a la zona de muelles.

Al despertar la mañana siguiente partí con rumbo a Trelew. (que en galés quiere decir el pueblo de Luis). Cuando salí de Puerto Madryn me atrapó sobre la ruta 3, una nube de tierra que nunca se terminaba. Este sitio se denomina el Bajo Simpson. Un lugar muy bajo que siempre se quema y que cuando sopla algo de viento se convierte en una nube de polvo y no se ve nada.

Luego de pelear un rato, logré salir. Ese día hacia un calor de morirse, ví que pasaban las grúas del Automóvil Club Argentino, con autos encima. Muchas grúas. Posteriormente, paro a la sombra de otra columna de SOS y tomé un chocolate con leche con unas galletitas. En ese momento llegó un VW Gol que se quedó sin agua y no arranca (se murió el auto). Le ofrecí ayuda pero el chofer me dijo que no me haga problemas. El ya habían llamado por telefono. A modo de chite me preguntó si por casualidad no tenía lugar para 4 personas en mi bicicleta.

A pocos kilómetros de ahí crucé otro auto con problemas mecánicos. Continué pedaleando hasta llegar a una bajada impresionante, y a lo lejos, donde termina la bajada, la ciudad de Trelew. Llegué al hotel, me dí una ducha y salí a caminar un rato, pero regresa rápido porque necesitaba dormir. Al otro día en la visité museo paleontológico (que es considerado el más grande de Sudamérica). Por la tarde continué viaje rumbo a Rawson para mas tarde llevar mi bicicleta hasta Playa Unión. Durante la tarde me preparo para recorre la ruta 25, la primera parada será Gayman centro del tradicional té galés. Cuando llegé a Gayman me dirigí a la casa de turismo. Allí me dieron información sobre la zona. Comenzé a recorrer las casas de té. A contemplar sus fachadas para decidirme en cual disfrutaria del tradicional té galés. El precio de dicho placer: 18 pesos. Lo que incluye variadas y excelentes tortas. Yo elegí el mismo lugar donde estuvo Lady Di. Una casona con fuentes de agua en su interior y bellos jardines. Tuve la suerte de intercambiar algunas palabras con el jardinero del lugar. Todo un artista. Durante la tarde fui al al túnel del ferrocarril, que atraviesa justo un pequeño monte, además el túnel da una curva, por tal motivo, en cierta parte del recorrido, no se puede ver ni la entrada ni la salida del túnel (oscuridad total).

En la tarde segui mi camino con rumbo a Dolavon, localidad distante unos 20 kilómetros más. Cuando llegue a destino me alojé en el camping, el cual es totalmente gratis, agua caliente y todas las comodidades Me acosté a dormir pero los mosquitos casi me deboran durante la noche. Parecía que en este pueblo había más mosquitos que gente. Esto me llevo a que en medio de la noche saliera a dormir a la intemperie. Con el frio de la noche ya no queba ninguno.

A la mañana siguiente comenze a sentir un dolor en la rodilla izquierda después de haber pedaleado los primeros 20 km rumbo a Dique Florencio Ameghino. En dolor comenzó a intensificarse hasta que me decidí por regresar. Con la ayuda del viento y la bronca por tener que detener mi marcha, regresé a Trelew. Ya casi llegando a Trelew me encontre con otro cicloturista, italiano el. Charlamos un rato, intercambiamos datos, algunas fotos y anécdotas sobre el camino. Al llegar a TrelewTrelew compre un pasaje en ómnibus en la terminal. En mi viaje de regreso conozco a un chico de Tucumán. Durante nuestra charla le cuento mi anterior recorrido por su provincia:" El Jardín de la Republica". Cierro mis ojos y recien despierto al llegar a mi ciudad. En ese momento pense guardar la bicicleta por un tiempo pero a los 2 días ya estaba pedaleando para todos lados.

Autor: Cristian Savor

Lea otras notas sobre Turismo en Bicicleta

Argentina

© Webmaster: Lizandro Llancafilo.

Estadisticas