Pesca en el Río Limay

Buscador de Rutas

El Buscador de Rutas le permitirá obtener la ruta a seguir para llegar a su destino. Sólo debe insertar el origen y destino.
Imperdible!
Buscador de Rutas

       

Remos en mano. Listos para partir!

Marcelo Sandoval. Exclusivo para www.argentour.com


Lee otros artículos sobre pesca en su Blog: Tinto y Moscas.


Debo reconocer que no tengo mucha experiencia con los remos, por lo que bajar el Río Limay desde la represa de Arroyito, hasta la ciudad de Neuquén, en un trayecto de aproximadamente 50 kilómetros, me inspiraba temor pero, sobre todo, ansias de conocer lugares que en los 30 años que llevo viviendo aquí, jamás había visto. Fue así como emprendimos el viaje en el automóvil de mi hermano Juan, llevando arriba una canoa "Canadiense", en la que mi amigo Angelito (Ángel Vargas) y yo, navegaríamos por aquel maravilloso escenario.


El lugar de partida, como mencione anteriormente, fue a 50 metros aguas abajo de la represa Arroyito. Mucho entusiasmo reinaba entre nosotros y muchos pertrechos copaban nuestra embarcación.


Después de varias horas de sólo remar, ya casi me había olvidado del principal propósito de la salida, pescar. Simplemente el paisaje había acaparado todos mis sentidos, el inmenso Río corría silencioso a nuestros pies, en sus orillas, a la izquierda la costa neuquina, inundada de vegetación, álamos, sauces, manzanos, perales, nogales etc. Y kilómetros de chacras, fincas y algunos animales pastando sobre ambas orillas.

 
           
           

Sobre el margen derecho, es decir la costa rionegrina, el cambio es muy abrupto, el típico escenario de la estepa patagónica, desértico, con vegetación muy baja y algún árbol a orillas del Río, solitario, metido en el agua, como si buscara cruzarse de orilla.


Luego de cenar en ese maravilloso lugar, nos dispusimos a descansar, no sin antes apreciar el maravilloso cielo que estaba sobre nuestros ojos, ese en donde las estrellas parecen acercarse, ese que no se ve en la ciudades.


A la mañana siguiente, eran las 7:00, y ya nos alistábamos para seguir la travesía, mientras se armaban nuevamente los equipos de speening y mosca, pedíamos por un mate amargo, para saciar nuestra sed bien Argentina.


Una hora más tarde ya estábamos sobre el agua remando. Atravesamos la localidad de Senillosa, para adentrarnos en los que se llama como zona rural, China Muerta, el día era demasiado caluroso y el Río desbordaba de agua como para dedicarse de lleno a la práctica de la Pesca, Continuamos atravesando por lugares en donde no se veía rastro alguno del ser humano, lugares en donde, no existe la contaminación, donde todo está en el lugar que la naturaleza lo puso. Después de haber recorrido unos 10 o 15 kilómetros, parando en los lugares que creíamos convenientes para pescar, decidimos almorzar.

Trucha en las aguas del Limay


Probando suerte con nuestras cañas

 
           
           

Cisnes de cuello negro a orillas del Limay


Laguna a la altura de Senillosa del lado rionegrino


Retomamos el Río, en un sector este se ensanchaba demasiado y se hace lento, por lo que era necesario remar con fuerza, para lograr avanzar con velocidad y hacer que nuestros señuelos trabajaran bien. Era el segundo día, la pesca no aparecía como la favorita, pero por esto no perdíamos las esperanzas de tener un "buen pique", quizás nuestros señuelos (moscas) no eran los apropiados, ya que veíamos las truchas nadar a nuestro alrededor pero no "picaban". Así fue como llegamos a la localidad de Plottier, allí sentimos la presencia del Hombre, algunos balnearios, lugar de esparcimiento a orillas del Río Limay y luego de haber perdido unas de nuestras cañas de speening por haberse enredado en un árbol caído decidí no pescar en ese lugar, tomar mi cámara y disfrutar del paisaje.


Paradójicamente, en el lugar que pensé no podrían haber truchas, por la cantidad de personas en el lugar, sentimos un gran golpe en la caña, que nos tomo por sorpresa, era una trucha Arco Iris, Angel tomo la caña e intento clavarla, lo que provoco una seguidilla de saltos que nos dejaron simplemente asombrados por la fuerza y voracidad de esta, fue mas fuerte que nosotros, sus aproximados 5 años en el Río pudieron mas que nuestro señuelo.


Quizás no haya sido el fin de semana de pesca ideal, pero recuerdo, los cisnes, el Río, la vegetación, el desierto, los patos, avutardas, los mosquitos, y reflexiono sobre el maravilloso lugar que es este llamado Patagonia. Me invade un sentimiento de egoísmo al pensar que otras personas no cuiden nuestro maravilloso Río, pero a la ves, quisiera poder enseñárselos, para que entre todos la cuidemos.


"Muchos llegaron buscando imaginarios tesoros, después de que un par de tipos que naufragaron por estos pagos, allí por 1596, asegurasen haber encontrado una ciudad más rica que el Cuzco a la que llamaron Trapalandia..." J.M.Serrat.

         

Español  Português  English  Français  Norsk