ECEN - EGRESADOS 1991

Datos, información, comentarios y fotos de los egresados de ECEN 1991.

jueves, septiembre 14, 2006

Encuentro 2 Septiembre 2006

Queridos compañeros (o ex, como mas les guste):

Aca van las fotos del encuentro del 2 de septiembre en Estación Quilmes. Lamentablemente no fuimos muchos....pero que bien la pasamos contando anécdotas y recordando viejos tiempos vividos en las aulas y pasillos de ECEN.

Después de las fotos pueden leer la crónica del encuentro escrita por Walter Ferreyra...periodista y escritor.

Para ver las fotos en grande sólo pulsen sobre ellas.

Un abrazo a todos!


Patricia Chávez con su bebe Juan Bautista en brazos. Orgullosa!








Gabriela Molina con su bebe en brazo.....UYYY no..es el bebe de Pato Chávez.









Gaby y Pato jugando con Juan Bautista.









El periodista / profesor /escrito : Walter Ferreyra junto a
Lizandro (yo)








Y llegó otro bebe....el de Walter Sepúlveda. Que también paso de brazo en brazo.






Con Gaby recordamos viejos tiempos...y reimos y reimos ;)










También llegó la familia Sepúlveda. Llegaron un poquito tarde y se fueron rapido pero que bueno que vinieron!







Viernes por la noche, melancólico día de un invierno que se va en Neuquén. En la esquina de Estación Quilmes se escuchan las voces de los que se juntan a disfrutar. Serpenteando las mesas, la sonrisa de Lizandro y Gabriela salen a mi encuentro, somos sólo tres - dice Liz y se relaja evidenciando la ansiedad de la espera. La mesa esta armada para siete…


¿Por qué será que cuando uno se va de un lugar, las cosas que antes parecían cotidianas se vuelven más importantes?. Es la misma sensación que deja la niebla cuando se levanta de los campos. Todo es más claro y en esa claridad afloran los espacios compartidos. “El tiempo no para…” - dice La Bersuit en uno de sus éxitos y yo creo que podríamos refutarlo. Es que no hay búsqueda más profunda que aquella nos une a nuestros recuerdos: los buenos, los malos, las ansiedades y hasta las frustraciones de una época que nos marcó por lo que hoy somos, y que más allá de nuestras enormes diferencias; hoy nos vuelve a juntar. Como si el tiempo se hubiera tomado un recreo, sin la mirada atenta de Cesar o los demás preceptores. ¡Cuántos personajes para pensar y repensar!.

Allí van los amigos de antes y los compañeros de ayer: Lizandro, Gabriela, Patricia, Walter y tantos otros nombres que por momentos desafían la memoria, cuando una travesura, explícita u oculta se queda por un segundo en la mente. Gabriela Molina se roba las palabras y relata que está muy bien, trabajando en el Banco Provincia de Neuquén S.A (BPN), separada pero con la misma energía de siempre, enamorada de la vida y de su hobby: los caballos. “Estoy entrenando caballos, nada de yeguas – dice mientras se acomoda en el asiento de madera y los ojos se le iluminan- es que siempre me gustaron”. Lizandro escucha atento, sin perder la mirada del flequillo que la caracteriza y que años atrás quizás lo hizo suspirar.

Los minutos pasan y poco a poco las anécdotas empiezan a llenar la mesa. Junto a las botellas de Quilmes el viajero nórdico recuerda una y otra vez al colegio. Yo por momentos me vuelvo un testigo invisible, y me cuesta abstraerme del tiempo, entre lo extraño del momento; las situaciones que pensé había olvidado se recrean. Patricia Chávez carga su bebe y a pesar de que su padre está en Buenos Aires, ella está más feliz que nunca con su pequeño Juan Bautista. Las sonrisas se derraman sobre la mesa.

Yo aprovecho a sacar algunas fotos, como si las imágenes pudieran congelar tantas sensaciones Esperábamos a Nicolás Rosasco y Adriana Romano; estuvieron a punto de venir, pero finalmente no llegaron. – “Larguemos con algo liviano” - dice Lizandro mientras pide otra cerveza. Una picada se vuelve la mejor elección. Ya habían pasado poco más de dos horas hasta que llegó la pizza sin queso para mi, otras variedades para las chicas y un lomito para el viajero. Cuando pensábamos que nadie más se sumaba; llegó el inseparable amigo de Gustavo Pedraza, el devenido odontólogo Walter Sepúlveda con su mujer y su recién nacido segundo hijo Tobías. Casi no lo contábamos, porque estaba en su aniversario de casamiento, pero la nostalgia le ganó la pulseada y no pudo perderse la reunión por unos minutos.

También recordamos a los que no asistieron: a Tamara Posdena que ahora vive en Alemania y fue mamá de una hermosa bebe que se llama Violeta. Con ella y su familia compartí un buen asado, una oportunidad en que ella visitó Argentina a fines del 2005. María Jesús González – la Chechu- le hace la competencia con el diseño web a Lizandro mientras se pasa muchas horas tomando clases de teatro. Dos por tres me la encuentro en la web en una de esas salidas de surfer que uno tiene cuando está aburrido. Javier Torre anda por ahí con un trabajo independiente de impresor de revistas, de cerca lo sigue Jorge Vázquez que tiene un taller de chapa y pintura pero que según trascendidos no arregla bien los termotanques. Otra que fue mamá hace muy poco fue María Losada, para los más antiguos ella estuvo con nosotros en quinto en el famosa fila del medio, ¡qué karma esa fila!. Me parece que estoy viendo a todos los grupitos, sentados o de pie para saludar a los profesores.

Entonces entra en el recuerdo Esteban González y su impecable seriedad matemática, a la profesora Toro de Literatura que me dijo que escribiendo así nunca iba a llegar a nada y desde acá le mando un saludo, por su buena onda. Marisa y “traigan los todos materiales de plástica”. Cómo me voy a olvidar de nuestra psicopedagoga, “¿Mmmm…?”; si ella fue la ladrona de tantos suspiros enamoradizos. Maestro Pedro, padre e hijo García, comisario Albornoz, -“¿no me digan que lo encontraron en el casino Magic?”- las risas se desatan otra vez… Vamos a ver si esto sortea a la edición del mastersite, pero Lizandro confiesa que salió unos días con Adri.

Adri y Nico se llevaron el premio constancia a la pareja de novios. Ahora casados y con dos hijos, siguen haciendo honor a su amor. Tamara y Gustavo, otra pareja que dio que hablar allá por tercero, no trascendió las turbulentas aguas del tiempo.

Suena el teléfono y me tengo que ir. Lizandro me exhorta que no los abandone, que podríamos seguir la fiesta en el bar. Me comprometo a acompañarlos al 32. La despedida se vuelve sólo una pausa. Gabriela, Lizandro y yo seguimos recordando historias de amores y locuras en la mesa de madera del Club. Unas amigas de Gaby llegan y todos nos escapamos para KPLA, en Cipolletti. Las palabras se vuelven mezquinas para contarlo todo y antes de saliera el sol se escribió otra historia.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Estadisticas